LBS (Location Based Services) o Servicios Basados en la Ubicación

El término Locational-based Service (LBS) es un concepto que indica aplicaciones  tecnológicas que posibilitan vincular a la ubicación geográfica (es decir, las coordenadas georreferenciadas) información de servicios de variada gama cercanos al lugar.

LBS puede traducirse al español como: “Servicios basados en ubicación o localización”.

Los servicios mencionados se pueden definir como: “Aquellos servicios que integran la ubicación de un dispositivo móvil o posición con otra información con el fin de proporcionar un valor añadido al usuario”.

Ejemplos de tales aplicaciones incluyen la disponibilidad de información sobre:

  • Servicios de emergencia,
  • Sistemas de navegación para automóviles,
  • Planificación de viajes turísticos,
  • “Cartografía amarilla”. Una forma de combinación de páginas amarillas y cartografía.
  • Otros tipos de servicios

Antecedentes

Los servicios de localización tienen  una larga tradición. El Departamento de Defensa de los EE.UU. ha estado operando el sistema de posicionamiento global (GPS) desde 1970. El GPS es una infraestructura satelital al servicio de ubicación de personas y objetos. Además del sistema GPS, también la ex Unión Soviética y la Unión Europea ofrecen acceso gratuito a sistemas comparables al americano. El primero denominado: “Sistema Global de Navegación por Satélite” (GLONASS) y el segundo “Galileo”.

Inicialmente, el sistema GPS fue concebido con fines militares, pero el gobierno de EE.UU. decidió en la década de 1980 que los datos del sistema de posicionamiento  estén en libre disposición para  su utilización por otras industrias a nivel mundial. Desde entonces, muchos emprendimientos han tenido la oportunidad de acceder a los datos de posición a través de GPS y lo usan para mejorar sus productos y servicios. Por ejemplo; la industria automotriz ha integrado los sistemas de navegación para guía de automóviles. Sin embargo, el interés por los servicios de localización (LBS) y la tecnología subyacente han comenzado realmente a fines de 1990. Fue cuando el mercado en los servicios de datos fue impulsado por los operadores de redes de telefonía móvil.

Hacia 1997, las redes móviles se desplegaron por toda Europa, Asia y Estados Unidos, y casi simultáneamente en América Latina y en el mundo. Los ingresos por estos servicios de telefonía móvil aumentaron y quedo demostrado la importancia  del rubro en las empresas y  operadores de telefonía. Sin embargo, a pesar de que los servicios de voz móviles siguen siendo un importante generador de ingresos para las empresas de telecomunicaciones, el crecimiento de la telefonía móvil fue quedando limitado y la competencia fue permitiendo que disminuya el precio por minuto. En consecuencia, los operadores comenzaron a mirar otras posibilidades a su alrededor para encontrar nuevas áreas de crecimiento futuro  y poder estabilizar sus resultados económicos exitosos. Una forma importante fue ofrecer servicios de datos para obtener mayores beneficios. Así advirtieron que ellos pueden ser mejorados si se suma al servicio de datos la información de la ubicación.

La ubicación del usuario es una dimensión importante en este nuevo mundo de servicios de datos. No sólo permitió a las empresas concebir completamente nuevos conceptos de servicio, sino también tuvo el potencial para hacer los servicios de mensajería y de Internet móvil más relevantes cuando la información se ajustaba al contexto local de los clientes. Por ejemplo, información sobre las condiciones atmosféricas adaptada al  lugar donde se encuentra el usuario.

Además, la información de ubicación pudo mejorar considerablemente la usabilidad de los servicios. Como resultado de estos beneficios multidimensionales de la información de la ubicación, los operadores, además de la transmisión de voz y datos,  consideran  la ubicación como un “tercer activo”. Cabe luego pensar que importantes inversiones se  están y estuvieron realizando para extraer, usar y comercializar este tipo de servicio.

Sumado a ello, hay una explosión de tecnologías para comunicarse con dispositivos móviles conectados a  sensores en forma permanente u ocasional. Estas tecnologías permiten a los usuarios móviles consultar su entorno y  permiten a las aplicaciones de software monitorear y rastrear objetos remotos.

El sistema

Un sistema LBS para su operación utiliza tecnología de sistemas de información geográfica, alguna de las tecnologías de posicionamiento bien sea del lado cliente (Por ejemplo los sistemas  GPS anteriormente mencionados) o del lado del servidor (Por ejemplo un servicio de posicionamiento suministrado por el operador de la red; generalmente algún método de triangulateración espacial y/o ubicación por celdas) y tecnología de comunicación de redes para transmitir información hacia una aplicación LBS que pueda procesar y responder la solicitud.

Aplicaciones
Las aplicaciones típicas LBS buscan proveer servicios geográficos en tiempo real. Existen básicamente dos posibles escenarios para las aplicaciones basadas en localización:

a) Un usuario puede necesitar de un servicio de información

b) El centro de administración puede requerir rastrear un móvil  – realizar tracking- en tiempo real.

En cualquiera de los dos escenarios, a través de un dispositivo de posicionamiento integrado con el móvil  se determina la posición actual del usuario; esta ubicación junto con otros parámetros relevantes (por ejemplo: información de sensores), es transmitida a un centro de procesamiento. Allí, los requerimientos de servicio son analizados por una infraestructura apoyada en sistemas de información geográfica para poder entregar la respuesta al usuario.

Generalmente hay dos modos de trabajo; los sistemas LBS activo y pasivo.

a) Un sistema LBS activo esta enfocado principalmente en usuarios móviles particulares con el fin proveer a ellos información de servicios. En este punto, no podemos dejar de mencionar la posibilidad de utilizar aplicaciones de SIG móviles en tablets PC y teléfonos inteligentes (smart phones) que permiten ver en línea la posición del usuario en el entorno geográfico y los servicios próximos optimizando, de esta manera, la usabilidad de los sistemas LBS.

Con LBS activos la gente puede preguntar acerca de los servicios cercanos, por ejemplo un restaurante, observar la disponibilidad de mesas, el menú y responder a la pregunta: ¿Cómo llegar allí? desde su actual lugar.

b) Los sistemas LBS pasivos generalmente son diseñados para clientes empresariales que requieren administrar sus recursos móviles (Por ejemplo: conocer en tiempo real la ubicación de la fuerza de venta en campo o hacer seguimiento de flotas de vehiculos) y soportar toma de decisiones. Estos sistemas de monitoreo pueden rastrear el flujo de mercancías y controlar los parámetros ambientales por medio de sensores conectados. Así también la policía, hospitales, y los despachadores de taxis pueden enviar el vehículo más cercano a donde se necesite. Ferrocarriles, transporte aéreo, mayoristas, minoristas y otras industrias de transporte pueden rastrear mercancías desde su origen hasta su destino final en la estantería al por menor. Los sistemas ambientales pueden monitorear la calidad del aire, el ruido, el caudal y otros parámetros ambientales.

Conclusiones

En conclusión, LBS es una industria en plena evolución que con seguridad cambiará y está cambiando en muchos aspectos nuestra forma de vivir y trabajar.

fuente: http://www.ngeeks.com/servicios-de-localizacion-mucho-mas-que-un-simple-gps/

Entradas populares de este blog

La mejor definición de Smart City

¿Se pueden eliminar reseñas de google?

Escaparate de Innovación de Canarias en Fi2